Agosto 2010 1° Ciclo Vital, vida y muerte en la sociedad

Ciclo Vital”, Vida y Muerte, en la sociedad

La Paz y el Bienestar sean con ustedes queridos lectores y lectoras, con sus familias y vuestra comunidad. Si así no es, entonces solo cabe la lucha y el trabajo, para lograr esos objetivos. Ello es así, dado que constituye un deber moral, cívico y espiritual. (N.C.Y.)

El ciclo vital, no es un “tema nuevo”, ya que desde antes de los tiempos de Aristóteles, hasta la actualidad, se escribieron temáticas relacionadas a los ciclos vitales. En cada época, se lo hizo conforme los conocimientos que genera el nivel científico o de conciencia que poseían los pueblos. Lo “nuevo hoy”, es analizar la calidad de vida y muerte, que tendrán los seres humanos, en la “relación tiempo – espacio”, en la cual a cada uno le toque vivir, en el ámbito llamados “País, Nación, Republica”.

En la actualidad gracias a disciplinas como la “Estadística”, la “Informática”, la “Sociología”, entre otras, podemos tener mayores precisiones, sobre los distintos ciclos vitales, ya sea de ámbitos relativos a la agricultura (épocas de siembra y niveles de cosecha), la ganadería, los bosques, la cantidad de especies, la vida en el océano, etcétera. Estas mayores precisiones, también nos permite realizar mayores “prognosis”, y con mucho mas precisión.

Entender el ciclo vital, a partir de un ejemplo estático, como podría el fruto de un árbol de manzanas o naranjas o el de las estaciones climáticas (primavera, verano, invierno, otoño), considero que no ofrece mayores dificultades. Pero entenderlo desde el ámbito social y de las pirámides de población, necesariamente requiere algunas mínimas explicaciones. Desde el ámbito de las ciencias sociales, estudiar los ciclos vitales, involucra o comprende estudiar desde el instinto sexual, hasta la necesidad de un núcleo familiar sea propio o adoptado para reproducir el mismo. Es allí, el ciclo vital de nuestro paso por la vida y por este planeta.

Cabe citar, lo que escribo en el libro, que en este sitio Web se difunde;

“… Para que todo el mundo lo tenga en claro, considero suficiente la breve noción, de que el ciclo vital comprende “El tiempo o etapas que transcurre desde el nacimiento hasta la muerte de cualquier ser”, es decir queda incluido desde un árbol, una flor, un animal o una estrella y por supuesto el hombre…”, “… En ese sentido la reproducción, es la generación o procreación de un nuevo ciclo vital, por su antecedente como ser, en si. Lo cual puede o no suceder. Por lo tanto el ciclo vital comprende “al ser en si”, la reproducción corresponde a la especie. Un ser humano o un león, puede o no reproducir, y sin embargo cumple con su ciclo vital. Ahora bien si la humanidad o los leones, no se reprodujeran, terminaría el ciclo vital de la especie…” (Capitulo 8 punto 5.3)

Ahora bien, tanto los seres animales, como vegetales, los que viven en la tierra o dentro del océano, para poder reproducirse y desarrollarse, necesitan de un “hábitat saludable”, donde se den las condiciones propicias para ese desarrollo. Las contaminaciones con agroquímicos, obstaculizan el normal desarrollo de la agricultura y daña a la tierra como recurso natural, las contaminaciones de petróleo en los océanos, también produce similares resultados. En el ámbito de las sociedades, también existen “enfermedades y plagas”, conocidas desde hace milenios, entre ellas tenemos a la explotación del hombre por el hombre, la esclavitud, la codicia, la usura, el afán de riquezas o vanagloria, el analfabetismo o ignorancia, etcétera.

A principios del siglo XXI, no caben dudas de que se viven “profundas asimetrías sociales”, de cuyo análisis, podemos hacer proyecciones en la relación tiempo – espacio, cuyas valoraciones lamentablemente no son positivas. Lo positivo en todo caso, en ese lamentable diagnostico y prognosis, para la mayor parte de la humanidad, será “HACER NACER UN NUEVO MODO DE PRODUCCIÓN”, de lo cual algo ya anticipe, en anteriores escritos, un nuevo modo de producción que permita poner fin, al menos para los próximos siglos, ya sea a la codicia, a la explotación del hombre por el hombre, al afán desmedido de riquezas (crematística) y los distintos tipos de enfermedades sociales, que degradan el desarrollo del ser humano, en sociedad.

Cabe señalar que, las injustas, graves y profundas asimetrías socioeconómicas y culturales del planeta, al principio del siglo XXI, son inaceptables para la armonía humana, ya sea en la realidad de la dinámica en la existencia social, o en la proyección del Pensamiento, transmutado en imaginación y descripción de los paraísos celestiales, y cualquiera sea el libro sagrado que le sirva de infraestructura. Conforme estadísticas especializadas o muchas otras que fácilmente pueden obtener en Internet, cabe señalar que tan solo unos 50 millones de personas concentran en sus manos la economía mundial, y mas de 4.000 millones sufren gravemente la pobreza, el analfabetismo y el hambre. Y es tan solo una muestra de las asimetrías e injusticias existentes. Un promedio de 65.000 empresas multinacionales en el planeta deciden el destino económico y político de los pueblos, y no es precisamente a los fines del Bienestar General.

En el libro que he escrito y que aquí se difunde, se detallan el origen de estas estadísticas y problemáticas, para ello cabe remitirse al “capitulo N°9 punto 8, 9 y 10 o el capitulo 10 punto 2.2.9 y el capitulo 12 punto 3, entre los principales puntos del libro que describen el panorama general, donde se desarrolla la cultura del trabajo a principios del siglo XXI.

Es de allí, que llego la hora del cambio. Llego la hora de la revolución, en donde las medianas y grandes empresas, llamadas COOPERATIVAS DE TRABAJO, tengan el rol protagónico, en dicha cultura del trabajo. En definitiva, llego la hora del cambio o revolución, por una Justa y Equitativa producción y distribución de las riquezas, a nivel mundial y nacional. Llego la hora de un “viejo y nuevo” sistema de producción y trabajo, donde no existen patrones ni empleados. Solo existe el trabajo en equipo, con jerarquías y funciones laborales, con ordenamientos, con democracia, con eficacia y con justa distribución. La realidad social imperante en nuestro planeta, demuestra la necesidad de su inmediata instauración.

Conforme lo expuesto, y resaltando la característica de permanencia, cabe señalar en forma sencilla que el ciclo vital, comprende el periodo de tiempo que se puede dividir en tres etapas principales.

  • El nacimiento
  • El desarrollo
  • La muerte o extinción

Existen tantos ciclos vitales, como elementos se encuentren, desde una piedra, hasta un árbol e incluso nuestro propio sol. Es de allí, que el supuesto “sistema capitalista de EEUU e incluso el comunismo soviético, tuvieron “nacimientos, desarrollos y muerte”, es decir han existido “ciclos vitales sociales macrosistemicos”.

En cada uno de esos ciclos vitales, “antes de morir”, surge en cada uno de ellos, la “nueva semilla que germina”. Desde el punto de vista de las concepciones filosóficas ligadas a la “Dialéctica”, dicho fenómeno, se conoce como “ley de negación de la negación”.

Cabe también destinar una mirada al “ser humano”, como entidad biológica y articular su vida y muerte, al desarrollo de los sistemas sociales en los cuales se encuentra inmerso. En ese sentido cabe decir a los lectores y lectoras, que el termino de vida promedio de los seres humanos se ubica en los 70 o 75 años, a ese termino de vida, lo llamamos “Expectativa o Esperanza de Vida”, el cual varia de país en país, conforme sus niveles de Bienestar o Desarrollo social.

Por lo tanto, conforme lo expuesto, todo ser humano nacido en este planeta, mientras tu lector o lectora, estás leyendo estas páginas, morirá al cumplirse ese lapso de tiempo promedio. Obviamente que existirán excepciones, que confirman la regla general. El asunto aquí, se trata de saber cómo van a vivir, ya sea los que acaban de nacer o los que ya habiendo nacido, tienen 15, 25, 35 o 45 o más edad. Es decir, lo que se entiende como “condiciones de vida social”.

Esto es muy importante entenderlo, dado que tenemos DOS TENDENCIAS que se chocan en una CONTRADICCION FUNDAMENTAL que el actual sistema socioeconómico de explotación y codicia, no podrá resolver. Esas dos tendencias son;

  • Por un lado, la explosión demográfica, la cual sigue y seguirá aumentando, al momento de esta nota, se superan los 6.500.000.000 millones de habitantes
  • Por el otro lado, y en sentido contrario, se podría señalar que tenemos “una implosión”, es decir tenemos una salvaje concentración económica, en pocas manos, de carácter seudocapitalista y monopólica, que está representada a nivel internacional por unas 65.000 empresas multinacionales

Cabe entender, que el hombre ha vivido siempre, de la cultura del trabajo, sea en sus versiones primitivas de la “caza y la pesca”, luego la “agricultura”, desarrollo industrial, etc. hasta las actuales “sistemas de empresas”, que son los que generan la absorción y el desarrollo de la mano de obra. Si la economía se concentra en pocas empresas seudocapitalistas monopólicas u oligopólicas, ¿La pregunta es quien dará trabajo, a las actuales y nuevas generaciones, que se acrecientan?.

Si la respuesta fuera, ¡Las estructuras estatales!, cabe señalar que es imposible que así sea. Ello es así, dado que el concepto ESTADO, fue diseñado para actuar de “controlador”, “fiscalizador”, “armonizador”, tampoco es admisible, que la humanidad vuelva a las orillas de los ríos, a dedicarse a la pesca primitiva, ni salir a cazar a bosques que ya se están extinguiendo, en virtud de la agricultura intensiva y la robotización de la agricultura.

Entiendo, conforme estadísticas de organismos internacionales y de condiciones de vida de los pueblos, que una gran parte de la humanidad, unos 4.000 mil millones de personas, transcurrirán su actual existencia social y biológica, en condiciones infrahumanas, teniendo en cuenta el actual desarrollo de las ciencias, la tecnología y las aspiraciones medias de confort, que el mismo sistema socioeconómico, se encarga de difundir a través de lo que llamamos la “sociedad de consumo”. Entiendo que en las próximas décadas, mas de 4.000 millones de personas, morirán sin haber satisfecho adecuada y mínimamente las necesidades de:

  • Trabajo
  • Vivienda
  • Educación
  • Salud
  • Ciclo Vital (en lo que corresponde a que las nuevas generaciones que engendren, deberían dar un salto cualitativo, con respecto a la anterior generación)

Es de allí, que cabe comprender la figura o modelo del CICLO VITAL, no solo en su forma “estática”, sino también en su dinámica.

En una dinámica de vidas y muertes, donde tu estimado lector o lectora, también estas inmerso, sea o no de tu agrado. Considero que es deber de todos aquellos que puedan comprender estos párrafos, en primer lugar satisfacer sus propias necesidades, por una cuestión de “instinto de sobrevivencia”, pero también por una cuestión que hace a la naturaleza humana, ser solidario y participativo, para lograr y hacer llegar soluciones a los sectores más desfavorecidos.

Una de esas soluciones u opciones del presente, es sin duda, la figura o modelo empresario de las medianas y grandes Cooperativas de Trabajo.

El tema del ciclo vital, en el libro que aquí se difunde, se lo desarrolla en base a dos criterios generales, desde las ciencias sociales y con respecto a:

  • Su relación con el trabajo o la cultura del trabajo.
  • Su relación con la pirámide poblacional y las políticas de un estado o nación,(migraciones y trabajo) para seguir sobreviviendo como nación.

Invito pues, a profundizar la temática y a que cada uno pueda comprender mínimamente, el rol que tiene, en su propia existencia biológica y social.

Si el contenido de este escrito, te parece interesante, entonces divúlgalo o considera este sitio Web ( www.librolahumanidad.com.ar) como uno de tus sitios favoritos. Toda crítica, duda, observación, pregunta o comentario, será bienvenido, puedes remitirlo en nuestro contacto, con el Nombre de COMENTARIO A LA NOTA de la quincena.

Para la próxima quincena: “Movilización Mundial año 2012 ¿Por qué convocar masivamente?”.

(Escrito en Santa fe – Republica Argentina. Agosto del 2010).