ENERO 2011- 2° entrega. Nuevas Ciudades

Nuevas Ciudades

La Paz y el Bienestar sean con ustedes queridos lectores y lectoras, con sus familias y vuestra comunidad. Si así no es, entonces solo cabe la lucha y el trabajo, para lograr esos objetivos. Ello es así, dado que constituye un deber moral, cívico y espiritual. (N.C.Y.)

Las nuevas ciudades del planeta. Un invento cooperativista

En entregas anteriores, hice referencia a este tema, todo ello en función de que me han llegado distintos comentarios, algunos positivos y otros no tanto. El escepticismo en este tema, agregado a la falta de “visión de la problemática”, considero que no es menor.

En el desarrollo de este tema, no solo se trata del tema de ¿Cuáles son los costos?, porque insisto, los costos por cada pueblo o miniciudad, son mas que accesibles, por supuesto que siguiendo siempre el criterio que yo escribo en mi libro, sobre “las cuatro maquinas de hacer pueblos o miniciudades”, caso contrario no se entiende.

Pero también existen otros temas importantes, sobre los cuales he recibido algunos mensajes y considero que vale el tiempo comentar, como ser;

  • ¿Es exagerado considerar una superficie de 40.000 hectáreas por cada pueblo o miniciudad?
  • ¿ La “gente” realmente esta dispuesta a emigrar al campo o áreas semirurales?
  • ¿La “gente” es capaz o no, de autocontruir su casa?
  • ¿La “gente”, es o no es solidaria?
  • ¿Es una fantasía o alucinación, carente de sentido común o lógica, lo que escribí sobre el proyecto de las nuevas ciudades o su viabilidad?
  • ¿Será cierto, que si no se entrega la vivienda en un acto publico con escritura y llave en mano, la “gente” no va a querer ir a vivir?
  • ¿Será cierto, que ningún político o partido político, se querrá ocupar del tema, si no es asegurándose el voto o el clientelismo de aquellos a quienes se entrega la vivienda?
  • ¿Construir una miniciudad para 10.000 habitantes, es imposible que su costo sea inferior a 200 millones de dólares?, ¿Es inadmisible que sea de 16 millones de 32 o 40 millones de dólares por pueblo o miniciudad?
  • ¿De que vivirán o que le darán de comer a la “gente”, mientras ellos mismos, están autoconstruyendo sus viviendas o el pueblo o miniciudad?
  • ¿De donde saldrá el dinero, para alimentarlos o quienes serán los funcionarios que se ocupen del tema?
  • ¿ Construir un pueblo o miniciudad, lleva mucho mas de dos años, y en el mientras tanto de la “autoconstrucción”, donde harán sus necesidades, a que escuela irán los chicos, de que trabajaran los hombres o mujeres?
  • Y entre otros mensajes, (que también tengo en cuenta ), quizás el mensaje o afirmación mas negativa de todos, ha sido el siguiente; ¡A la “gente”, no le importa el cooperativismo, ni quiere ser cooperativista, por lo tanto el proyecto es una fantasía inviable!.

Uno de los temas señalados, y a su vez reiterativo, fue el tema de “los costos de cada ciudad”, lo cual considero que ya quedo aclarado, en la entrega anterior y en todo lo que hace al concepto directriz y no a sus detalles. Para mayores detalles habria que leer todo el capitulo de libro. Insisto en que el libro que yo escribí, en principio no es un libro de costos de la construcción, o de cuanto vale una puerta o los mil ladrillos o la mano de obra de un albañil, etc. Lo que yo si analicé en el libro son las cifras que a nivel nacional e internacional se manejan en temas como la deuda externa, juicios a la republica argentina, gastos militares de los EEUU, cantidad de dinero de la ayuda humanitaria internacional, cantidad de dinero que circula por los paraísos fiscales, etc. En definitiva, mi libro no trata específicamente del costo de una vivienda, realizada por una empresa constructora de raíz capitalista y según los distintos gustos de moda de algunas capas sociales medias.

El costo de una ciudad, como las que yo proyecto en mi libro, no es difícil de obtener, al contrario, es muy sencillo, pero para ello hay que entender, algunos conceptos cooperativos, especialmente el de la solidaridad y muy especialmente algunas místicas, que siempre estuvieron y están en todos los pueblos del planeta.

Aquí no se trata de las banderas de un partido político, de si es rojo, verde, azul o amarillo, aquí se trata del ser humano, tomado como objeto de estudio, con su capacidad de “pensar y hacer”, porque si no se tiene en claro esta situación, tampoco se puede entender el proyecto.

Debo señalar, que en mi libro, he diseñado o sugerido, algunas “formas de trabajar en equipo”, para hacer los pueblos o miniciudades. A esas formas de trabajar en equipo o sistematización o planificación tanto de seres humanos y herramientas, las he llamado, “las maquinas de hacer pueblos o miniciudades” (ver pagina 2170 ) He sugerido cuatro maquinas, a las que les agregue un nombre y una palabra clave a cada una de ellas, que obviamente, también induce a pensar en los respectivos presupuestos o costos de cada pueblo o miniciudad.

Ellas son; la maquina A-23, sus palabras claves son “Tomar la iniciativa”, la maquina I-20, sus palabras claves son, “Alianza Estratégica”, la maquina A-17, sus palabras claves son “Iniciativa y Gradualidad” y la maquina I-15, sus palabras claves son “Llave en mano”. Para los que leyeron el libro, es obvio, que a cada una de las formas de trabajar de estas maquinas, le corresponde un presupuesto de ciudad distinto. Mas aun, he planteado un esquema, sobre módulos de trabajo de 1.000 pueblos o miniciudades. Considero que no existe mayores problemas tampoco, en que ese modulo de 1.000 nuevas ciudades o reciclados de pueblos en extinción, existan distintos porcentajes, es decir 200 miniciudaes se pueden hacer con una “maquina”, otras trescientas, con otra maquina y así sucesivamente. Todo es una cuestión de combinaciones y según circunstancias. Pero esa es una situación, que determinara el poder político.

Ahora bien, el costo de cada pueblo o mini ciudad, en la cifra de unos dieciséis millones de dólares (16) o incluso el doble o sea treinta y dos (32) millones, corresponden a la maquina A-23 y su forma o circunstancias de trabajo, (en lo posible con asistencia o colaboración estatal -agua y electricidad- ) dentro de este esquema, la ciudad comienza a surgir, únicamente con los planos del loteo, los amojonamientos respectivos, y los materiales mas económicos, puestos al frente de cada lote, el resto es autoconstrucción asistida. Y en este sistema, aunque parezca, que la mayoría de la gente no querrá ir a vivir, yo sostengo la opinión absolutamente contraria. Obvio es, que mi opinión será favorable a que la gente vaya a vivir, siempre y cuando el lote de terreno entregado por el Estado, sea de las medidas, que se especifican en el libro, como así también, la cantidad de hectáreas, caso contrario nadie querrá ir a vivir, para seguir con los esquemas de explotación y miseria, a los cuales nos tiene acostumbrados, el imperialismo de la fotocopiadora de papel moneda.

Considero a su vez, que para el resto de las otras “maquinas”, ningún presupuesto incluso el de “llave en mano”, difícilmente pueda sobrepasar los cincuenta o sesenta millones de dólares. Obviamente, siempre y cuando, se realice a través de cooperativas.

Pero sobre este temas de los costos de cada pueblo o miniciudad, seguramente volveré a escribir, dado que también hay que articularlo, a una serie de preguntas que también existen, como ser <b<¿dónde dormirán=”” y=”” que=”” comerán?,=”” ¿dónde=”” harán=”” sus=”” necesidades,=”” etc.?<=”” b=””>.

Todos estos “detalles” tienen su exacta respuesta, para ello solo hay que planificar, a través de una tabla (como la muestro en el libro) y darse cuenta, que el sector Nª3, (autosustentabilidad) del inmueble que propongo como uno de los ejes, es el mas importante de todos, muchísimo mas importante, que saber si la casa tendrá una puerta de chapa común o de madera.

Pero también hay que señalar, que mas allá de este tema de los costos e incluso del sector Nº3, del diseño de la vivienda, lo que observo y me preocupa mucho mas, en algunas de las criticas efectuadas, es el profundo desconocimiento, de lo que significo y significa, la doctrina de las cooperativas de trabajo o producción.

Debe entenderse, que esta doctrina, la cual trato de “actualizar” en mi libro, es fundamental, para la creación de dos situaciones;

  • nuevos vínculos sociales o modos de producción y
  • nuevas ciudades.

El tema de las nuevas ciudades o pueblos (todo dependerá del factor cuantitativo), no es viable y ni siquiera se puede colocar en la mesa de discusiones o debates, si no se menciona o no se entiende, el concepto de las empresas, llamadas cooperativas de trabajo.

El tema es verdaderamente revolucionario y de muchísima trascendencia, a nivel del planeta tierra, toda vez que los dos modelos en choque en el siglo XXI (capitalismo y socialismo o comunismo) no pudieron, ni podrán resolver los “ocho objetivos del milenio” (ver ONU), sino es con la ayuda, complementariedad o principal protagonismo de la doctrina de las cooperativas de trabajo. Así de sencillo y fácil de entender.

Obviamente todo ello, cuando se comprende y “vivencia”, la dinámica de esas empresas, que por su naturaleza, son las de mayor capacidad emprendedora, no solo en este siglo, sino durante toda la historia de la humanidad.

En este tema de las “nuevas ciudades”, se puede señalar y sin exageración alguna, que se esta jugando en un porcentaje absolutamente mayoritario, el destino mismo de la humanidad. Al menos la humanidad del siglo XXI. (ver en este sitio Web, en la ventana de “realidades del mercado editorial”, el esquema simplificado de estratificación social de la humanidad). Insisto, en que no se debe tomar a la humanidad, como algo “fijo”, sino como un factor social y planetario de “gran movimiento o dinámica con sus contradicciones”.

Esta situación de las cuestiones “estáticas y dinámicas”, la explique en parte en la segunda entrega del mes de diciembre del 2010, al comparar las infraestructuras “fijas” como las de un edificio. La “humanidad” tomada como objeto de estudio, se asemeja a una planta que produce “frutos” (los seres humanos), no en una época determinada o estacional, sino en forma permanente, dado que los factores llamados “Vida o Muerte”, están presentes todos los días, conforme sus generaciones o “maduraciones” o “circunstancias”.

El proyecto, que he desarrollado (como idea) de crear desde 25.000 a 400.000 nuevas ciudades, (ver pagina 2164 del libro), al que he puesto como nombre “Remedio AVICENA”, (ver pagina 2062) no se podrá entender, sino es desde una “visión cooperativista de trabajo”.

Sin esta visión, sin el concepto doctrinario de este tipo de empresas, el “remedio Avicena”, es absolutamente inentendible. No solamente no se entenderá, sino que será calificado como locura o utopia irrealizable.

Tampoco se podrá entender dicha “idea-proyecto”, sino se entiende el nuevo concepto de vivienda, el cual es absolutamente revolucionario, toda vez que se aleja del concepto de “vivienda dormitorio o refugio”, que ha sido y es característica, de la explotación feudal o seudocapitalista y que a su vez nada tiene que ver con los “falansterios” que diseñara “Fourier”, en base a tres ejes o sectores, que he desarrollado (ver detalles pagina 2057 del libro), allí especifico que toda vivienda tiene que tener tres sectores, a) Jardín b) núcleo dormitorio y refugio c) sector de autosustentabilidad alimentaria

Como bien lo señalo en mi libro, los sectores dirigentes de la humanidad, tendrán que optar, entre aplicar los conocidos “remedios Keynesianos” como la ejecución de obras publicas, rutas, autopistas, puentes, etc. o por el otro lado, como lo sostengo en mi libro desarrollar y aplicar el “remedio Avicena”.

El “remedio Avicena”, como bien lo señalo en mi libro, es mucho mas estable, toda vez que no esta estructurado en función de un sistema capitalista o socialista, o nacionalista o comunista o para favorecer la industria automotriz o la industria de la construcción, etc. sino que esta en favorecer a todo el “sistema ser humano” y a partir de allí, a todo tipo de industrias, (desde bicicletas hasta aviones) o sistemas ideológicos (desde capitalistas hasta comunistas), todo ello obviamente con la presencia imprescindible de estructuras cooperativas.

Esta “idea-proyecto”, que formulo, esta basada desde el autoesfuerzo cooperativo, pero que quede claro, ¡Una vez mas!, que quede muy en claro, no es desde cualquier tipo de cooperativas, es decir no es desde las cooperativas de consumo, no es tampoco desde las cooperativas de créditos, tampoco lo es desde las cooperativas de viviendas, la opción democrática y revolucionaria, que yo formulo, se hace desde las cooperativas de trabajo, para poder aplicar el remedio Avicena.

El “remedio Avicena”, no es para un grupo social o territorial determinado, es decir no es “tan solo”, para unos veinte mil o doscientas mil personas, es el remedio para mas de cuatro mil millones de seres humanos en el mundo ( 4.000.000.000)

Veamos brevemente, que sucede en la actualidad, en los foros académicos o intelectuales, como así también en algunos ambientes políticos, ¡Si allí!, donde existen algunos debates sobre la creación de nuevas ciudades o pueblos, dado que ha sido un tema, que ha estado ausente, en muchas cumbres de presidentes, durante casi todo el siglo XX, algunos de esos casos son;

1. En México.

Se esta debatiendo la creación de cincuenta (50) ciudades a construir en 20 años, con presupuestos cercanos a los 3.000 millones de dólares, (unos 60 millones por ciudad) lo cual es lógico dentro de la visión “seudocapitalista”, pero es inadmisible, desde la visión cooperativista. Esta visión, los mexicanos, la han planteado como “alternativa” al desarrollo de un México futuro, mas aun, cuando están “perdiendo” vía emigración, unos cuatrocientos mil seres humanos (emigrantes) por año.

Insisto, desde el “remedio Avicena” y entendiendo el concepto o filosofía, de las empresas llamadas “Cooperativas de trabajo o producción”, en menos de cinco años, y con esos millones de dólares, no solo se pueden hacer cincuenta ciudades, sino un poco mas del triple, conforme los costos o presupuestos de la “maquina A-23”.

2.- En Bolivia.

También se esta discutiendo, allí Evo Morales, propuso objetivos mas humildes, tan solo la creación de unas diez o veinte (10-20) “ciudades fronterizas”. En la visión de Bolivia, existe un marcado criterio de carácter jurídico estratégico, que tiene que ver con el llamado principio jurídico, de “posesión de hecho”, todo ello articulado a la guerra contra el narcotráfico y el contrabando, y especialmente para “garantizar la soberanía, la institucionalidad y las fronteras del estado”.

Allí también se origino el debate, sobre las cuestiones financieras o económicas, allí también cabe insistir, en la doctrina de las cooperativas de trabajo, dado que permiten crear las ciudades que he diseñado en mi libro, a costos verdaderamente accesibles para el Estado, todo lo cual permite a su vez, el control y garantía de la soberanía y de las instituciones. Mucho mas aun, si se entiende el concepto de “infanterías de comando”, lo cual es una teoría militar, que he desarrollado en el capitulo Nº 25 y especialmente en su punto 1.20. Ese aporte, también es perfectamente viable, para los objetivos que se propone el Estado Boliviano, dado que es extremadamente compatible y útil, para luchar contra el narcotráfico y el contrabando.

Insisto, todo ello con mucho menos millones de dólares, dado que se articula a una visión cooperativista, (de trabajo) sin la cual no se puede entender, dado que es su principal paradigma.

3.- En China.

Esta sucediendo algo parecido, allí también se esta debatiendo e incluso construyendo nuevas ciudades, a costos verdaderamente inauditos y con esquemas que considero obsoletos o del “pasado”. Lo menos que se me ocurre pensar, es que las “empresas seudocapitalistas” occidentales, les están vendiendo a los chinos, un concepto de “progreso”, que en realidad en el mediano y largo plazo, los terminara perjudicando.

De allí existen noticias, que se van a construir cuatro (4) nuevas ciudades a costos superiores a los dos mil millones de euros. Es decir unos quinientos (500) millones de euros cada una.

La construcción de “megaedificios”, parece ser una “fiebre” de lujuria o poder, que no tiene sentido. Al parecer y siguiendo el ejemplo bíblico, de la torre de Babel, existe en la humanidad, el deseo de alcanzar los cielos a partir de obsoletas construcciones, no solo “antiecologicas”, sino de contradicciones principales y secundarias, en cuanto a la sostenibilidad en el tiempo. Salvo claro esta, que China, este proyectando, no solo su “coexistencia de sistemas antagónicos”, sino reemplazar su sistema social mayoritario, por un sistema de explotación hacia el tercer mundo, asociándose para ello, a empresas seudocapitalistas y multinacionales de origen norteamericano. Allí si se entiende “el reemplazo”, y las “megacontrucciones”, pero también se deben estudiar, las “consecuencias de ese reemplazo”.

4.- En Gran Bretaña.

También se esta discutiendo, en este caso sobre la creación de “cinco” (5) ciudades ecológicas, sus objetivos son “reducir el calentamiento global”, apuntan a construir entre 10.000 y 20.000 casas por cada ciudad, estas casas funcionarían en base a energía solar.

Aquí también “los costos”, se van a la estratosfera y solo pueden ser concebidos, dentro de un sistema “seudocapitalista”, como el que tienen. Todo ello a pesar de haber sido Inglaterra, o al menos ser considera, como la capital de la revolución industrial del siglo XVIII. Cabria decirles que reflexionen, que vuelvan a las ideas de Robert Owen, y el esquema de las “aldeas cooperativas”.

5. En Venezuela y otros.

En Venezuela, el gobierno de Chavez, también planifica construir nuevas ciudades, como factor complementario a la explotación de determinados minerales. En Israel, también se planifican nuevas ciudades, aunque aquí son en realidad reducidos “asentamientos”, y tienen un carácter estratégico militar. En España y otros países, también esta planteado el debate, sobre la creación de nuevas ciudades e incluso el reciclado de pueblos abandonados. Pero existe un ejemplo, que sobresale y les gana a todos y que quiero tomar como paradigmático, veamos.

6.- Dubai (Emiratos Árabes).

Allí ocurre algo sencillamente asombroso, en esta loca carrera de inversiones multimillonarias, para ver quien construye la mejor ciudad o la más “cara” del mundo.

Sin duda, que allí, se esta construyendo la ciudad mas cara del planeta tierra, no creo que haya en esta “loca carrera”, ciudad que cueste tanto millones de dólares.. Si allí, queridos lectores y lectoras, ya se esta construyendo un proyecto de empresas occidentales, (Británicos), que sin duda, debe tomarse como “objeto de estudio”.

Los costos son exorbitantes y desde mi visión cooperativista, escapan a toda lógica o racionalidad. Primero veamos algunas reflexiones, quieren construir (ya lo están haciendo) la primera ciudad ecologista del mundo (proyecto Masdar), al parecer hasta “Greempeace” esta de acuerdo o es favorable al proyecto.

El proyecto en si, es fantástico e incluso faraónico, la ciudad al parecer, estará “suspendida”, no habrá autos a combustión, la energía será solar, el agua se reciclara, esta previsto desde andar en bicicleta o caminando o autos eléctricos, todo será renovable, habrá zonas verdes en pleno desierto, edificios con vidrios, paseos iluminados adecuadamente, etcétera. Es decir, todo muy lindo, todo fantástico, todo con mucho glamour científico e informático, todo con mucha onda verde. Ahora bien, la pregunta clave es;

¿Cuánta gente vivirá y cuanto cuesta la ciudad?.

Al parecer, tienen la idea de llegar a 50.000 habitantes para el 2015 y el costo de semejante ciudad, se estima en una inversión de 22.000 millones de dólares o sea unos 15.000 millones de euros.

Si a los británicos les solicite que reflexionen y se acuerden de las “aldeas cooperativas” de Owen, a los de Dubai, cabe solicitarles que por “Allah Ta ha la”, (Dios el mas grande) por el Sagrado Corán, o por lo que ellos mas deseen, que también reflexionen.
Sabido es, que ustedes – a igual que China – son hermanos tercermundistas, y no van a ser del primer mundo, por construir “megaciudades caras”. Es cierto que ustedes están nadando en petróleo y que tienen que gastar el dinero, pero hay muchos emprendimientos que se podrían realizar con semejante cantidad de dinero, que entiendo pueden ser mucho mas útiles no solo para ustedes, sino también para muchos países del tercer mundo, que por razones de pertenencia son hermanos de ustedes. Lean mi libro, (pagina 2161) aquí para argentina yo proyecto, la construcción de 1.000 miniciudades, cuyo costo aproximado o “prima facie”, por autoconstrucción asistida, (maquina A-23) es de 16.000 millones de dólares, y que tiene un beneficio potencial para diez millones de personas, reitero “diez millones de seres humanos”, mientras que a ustedes, queridos hermanos, los británicos les vendieron un proyecto para 50.000 personas a un costo exorbitante y mas allá, de si lo vale o no.
Puedo asegurar que aquí en Argentina, existen cientos de empresas constructoras (muchas cooperativistas), que podrían desarrollar decenas de las miniciudades que yo planifico (conforme la visión cooperativista) a costos increíblemente inferiores y con similares o mejores resultados, en lo que hace a las principales prioridades es decir “cuestiones ecológicas y autosustentabilidad”.
Realmente “no entiendo”, es decir desde la lógica o racionalidad, como se puede gastar tanto dinero, en crear ciudades, que “supuestamente son ecologistas”. Es cierto, que en aquellos foros o lugares donde se discuten las ideas de nuevas ciudades, se plantean como “prioridades la cuestión ecológica o medio ambiental y la cuestión de la autosustentabilidad”.
Imagino una potencial e hipotética respuesta a mis inquietudes, quizás los árabes, que también saben de negocios, asociados a los británicos, han invertido en esa ciudad, porque piensan venderle “la atracción turística”, a ese exquisito grupo mundial de cincuenta de millones de personas, que nadan en dineros y bancos, y que no tienen la menor idea de donde gastar el dinero, y también por supuesto, al grupo que le sigue de unos cientos de millones, que conforma la clase alta mundial, quizás piensen también en amortizar y recuperar ese dinero, de ser así, es la única manera en que puedo entender semejante inversión.
Pero aun así, dentro de esta lógica de inversiones y negocios, queda algo muy en claro, reitero muy en claro, se están construyendo “ciudades”, para hacer negocios, dentro de la lógica del sistema “seudocapitalista”, pero no se están construyendo ciudades, para generar Bienestar humano y social, para tratar de ayudar o desarrollar las ciencias y la armonía de los pueblos.
Es de allí entonces, que el “remedio Avicena”, se presenta dentro de los esquemas de las cooperativas de trabajo, como la alternativa mas racional, que pueda tener el sistema mundo, no solo en el siglo XXI, sino en los que vendrán también.

DESAFIO

. Pues bien, este autor, desde el mundo de la intelectualidad y principalmente desde la visión de las cooperativas de trabajo, desde la pertenencia al tercer mundo, desde la pertenencia a Sudamérica y un país llamado Argentina, sostengo que el “remedio AVICENA” (construir 25.000 a 400.000 nuevos pueblos o ciudades), es el único proyecto en el mundo, relativo a la construcción de nuevas ciudades, que puede asegurar y garantizar, desde el mundo “científico -social”, la cuestión medioambiental o ecologista del planeta y que a su vez, es absolutamente autosustentable.
Mas aun, desafío sana e intelectualmente, a cualquier otro megaproyecto, sea que haya sido producido por Universidades o los “Think Tanks” (fabricas de pensamientos) seudocapitalistas, a exhibir las ventajas que puedan tener esos proyectos, por sobre el que yo he escrito, en mi libro.
(Obviamente que siempre y cuando se tenga en cuenta la visión de las cooperativas de trabajo, – las cuales también tienen una formula – caso contrario no se entiende )

¿Los fundamentos técnicos y científicos?

(Continuara)

Si el contenido de este escrito, te parece interesante, entonces divúlgalo o considera este sitio Web ( www.librolahumanidad.com.ar) como uno de tus sitios favoritos. Toda crítica, duda, observación, pregunta o comentario, será bienvenido, puedes remitirlo en nuestro contacto, con el Nombre de COMENTARIO A LA NOTA de la quincena.

(Carlos Ali – Santa fe – Enero del 2011).