FEBRERO 2011 – 1° entrega: Nuevas ciudades continuación

Nuevas Ciudades. Continuación.

La Paz y el Bienestar sean con ustedes queridos lectores y lectoras, con sus familias y vuestra comunidad. Si así no es, entonces solo cabe la lucha y el trabajo, para lograr esos objetivos. Ello es así, dado que constituye un deber moral, cívico y espiritual. (N.C.Y.)

Nuevas ciudades ¿Invento Cooperativista? Fundamentos técnicos y científicos

En primer lugar, cabe señalar, que salvo el autor de estos escritos y del libro, que aquí se difunde, hasta la fecha, ningún escritor o autor, ha planteado en forma cientifica,y racional , es decir en forma “tangible estadísticamente”, concreta, metodológicamente analizada, con específicos objetos de estudios y fundamentalmente viables y autosustentables, la creación de decenas de miles de ciudades, para solucionar los principales problemas de la humanidad (los ocho objetivos del milenio-ONU).

En todo lo que yo he podido leer o estuvo a mi alcance durante años, no he encontrado nada, como lo que aquí estoy explicando, y ello no es casualidad, aquí no se trata de un “loco intelectual” que plantea utopías irrealizables, que no se haya dado una idea anterior similiar, o que que este “loco”, la este planteando ahora, es muy sencillo de explicar. Esa situación tiene una causa “macrosistémica”, la cual ahora voy a probar y demostrar. Por otra parte, haciendo analogía con los pilotos de aviones, (horas de vuelos) puedo asegurarte lector que a los cincuenta y cinco años, no han sido pocas “las horas de lecturas”, que he tenido. Mas aun, no solo fueron horas de lecturas, sino también de vivencias, las cuales tampoco fueron pocas.

Recuerdo un criterio, que exponía el histórico líder chino, Mao Tse Tung (Mao Ze Dung), cuando señalaba que a los intelectuales, habría que mandarlos a experimentar junto al pueblo, algunos años, para que surjan ideas revolucionarias. Pues bien, este abogado, como intelectual que es, no estuvo viviendo uno o dos años, “junto al pueblo”, sino que lo estuve haciendo por décadas, todo lo cual explico en mi libro. Por lo tanto, las ideas que expongo, no me corresponden tan solo por cuestiones de “inspiración”, sino también de “vivencias” y por supuesto de miles de horas dedicadas a la lectura, el estudio y la investigación.

Por otra parte, cabe señalar que este humilde autor, si bien no reconoce “una escuela literaria especial”, siempre he adherido a “todas”, pero especialmente a aquel genero literario que se empeña desde hace cientos de años en construir, mejores modelos de sociedad”, corriente literaria, que para algunos nace con Tomas Moro y su libro “Utopia”, es de allí que a esta corriente de escritores se la conozca como línea utópica y es de allí también que algunos “prefirieron desprenderse” de la imputación, (marxistas) adoptando de la física y la química, los métodos mecanicistas de análisis, principalmente los de “causa efecto”, para poder denominarse “corriente científica”, la “experiencia histórica” tanto en la ex URSS, como en China y otros países, demostró, que el “cientificismo mecanicista seudoindustrial” de la física o la química, con exclusión de los “científicos sociales”, también constituyo una “Utopia”.

Nunca estuvo ni estará mal, “tener utopías” o si quiere “ideales”, por supuesto dentro del margen de la “tolerancia o respeto”, armonía, democracia y convivencia pacifica entre los pueblos y sobre todo y muy especialmente, sin “Hipocresías sistémicas”, con especial referencia a lo que hace a la “impresión y circulación de papel moneda”, (fotocopiadora imperialista) algo a lo cual, la clase dominante mundial, ya nos tiene acostumbrados, aburridos y hartos. Conforme lo expresado, el autor de estas líneas, se considera a su vez, en síntesis dialéctica y en virtud de las “experiencias históricas”, un UTOPISTA CIENTÍFICO SOCIAL. (prognosis) Considero que la afiliación ideológica, ya la exprese también, en las dos palabras insignias, “Ciencia y Fe”, que hacen a la apertura de este sitio Web.

Conforme lo expuesto, cabe señalar, que las ideas que aquí se exponen, tal cual lo exprese en el libro, no son recetas mágicas, ni milagrosas, solamente son “aportes científicos”, para determinadas realidades sociales. Realidades socioeconómicas, que por otra parte son mayoritarias, me refiero al tercer mundo o países en vías de desarrollo (PVD)

Dejar en claro este aspecto, considero es importante, mas aun, cuando en el planeta se viven tiempos, que hacen a cuestiones como las “Industrias Culturales”, o “Producciones de Cultura”, o “Generadores de Doctrinas”, un tema que si bien es antiguo, en la actualidad se encuentra exacerbado por individualismos extremos, vanaglorias, egoísmos, derechos de patentamientos y demás características anexas, donde no es casualidad, que al destacar el pensamiento de algunos autores, se acostumbre a señalar “el británico fulano”, el “francés mengano”, o el “estadounidense sultano”, etc. en otras palabras el “primer mundo”, especialmente el “eurocentrismo”, lleva el “made in”, de una forma antojadiza y caprichosa, que en las mayorías de los casos es “un made in” generalmente obtenido en los países periféricos, donde existe creatividad por naturaleza conceptual.

Es de allí entonces el desafío que realice en la entrega anterior y es de allí también que demostrare ahora, los fundamentos técnicos y científicos sociales, de la viabilidad de esta “idea proyecto”.

Una vez mas entonces, y dentro del contexto señalado en párrafo anterior, cabe dejar en claro, que esta “idea madre”, a la que llamo “remedio Avicena”, nace en un país del tercer mundo, se nutre del espíritu de Sudamérica y se “domicilia”, en un país llamado Argentina.

Esta “idea madre”, no podría haber nacido en un país del primer o segundo mundo, (tal cual lo voy a demostrar) no podría nutrirse de esos espacios territoriales políticos y por supuesto, esta “idea madre”, no tiene domicilio, ni en EEUU, ni siquiera Europa, ello es importante dejarlo en claro, a efectos de las “interpretaciones científicas pertinentes”.

Cabe también dejar muy en claro, que el autor de este libro, si bien tuvo, tiene y tendrá su espíritu “nacional y popular”, es, fue y será, un partidario declarado y ferviente de la cosmovisión y cultura universal. No es casualidad, que el objeto de estudio y el titulo del libro, sea “la humanidad”.

Conforme lo expresado, veamos algunos de los “principales” fundamentos técnicos y científicos sociales.

Aspecto técnico Nº1.

Urbanistas versus abogados y otros. Incumbencias profesionales.

Gran parte de la población, hipnotizada a través del sistema dominante y por la vía de la multiplicidad de profesiones, títulos académicos y especializaciones atomizantes, que son utilizadas para manipular a través de la “argumentación especializada”, considera que la creación de una ciudad, “debe estar a cargo” desde la “planificación hasta su ejecución” de Arquitectos o Ingenieros, devenidos o dedicados a la especialidad de “Urbanistas” o sencillamente de aquellos que en el mundo, se han dedicado a estudiar la profesión de “urbanistas” propiamente dicha. Esta ha sido algunas de las criticas a mi “idea madre”, de las “ciudades cooperativistas” o “remedio Avicena”.

En primer lugar respondo, que esa situación o apreciación, es equivocada, completamente errónea o falsa, la cual surge generalmente del arsenal de las injurias y desacreditaciones estereotipadas, que el salvaje sistema socioeconómico de explotación y lujuria, realiza entre los profesionales universitarios, para que estos, a través de la especialización atomizante, se autodestruyan en sus esencias o implosionen, todo lo cual demostrare científicamente.

Posición personal.

Conforme lo expresado, cabe decir en primera instancia y antes que nada, que tengo el mayor de los respetos a mis colegas universitarios devenidos en Ingenieros, Arquitectos o sencillamente Urbanistas, a tal punto que pensé y escribí todo una innovadora doctrina en el capitulo Nº 21, sobre “Cooperativas de Trabajo Universitarias”, (C.T.U.) la cual esta destinada a todo el sector, en cualquier lugar del planeta y sin distinción de carreras o incumbencias profesionales universitarias.

Debo señalar a todos, que en estos temas, o al menos en estos escenarios “prerevolucionarios”, mi adhesión ideológica no esta con el respeto o consideración de las atomizaciones o superespecializaciones, que muchas veces no responden a los diagnósticos pertinentes, tuve y seguiré teniendo un gran respecto por las “especializaciones académicas”, a tal punto que se puede decir que “una” de mis especializaciones, es el cooperativismo.

De todas maneras, cabe hacer notar, que el método al que yo adhiero como todo buen cooperativista, y mas aun, cuando trato de difundir un verdadero cambio o revolución, es el de la “Sinergia”, es decir la confluencia de distintas visiones, allí en el trabajo en equipo, en el trabajo en conjunto, en el trabajo cooperativo, para lograr un determinado resultado. Así lo hice, cuando escribí mi libro, toda vez que resulta de la “Sinergia de distintas fuerzas esenciales o elementales”, como lo describí al elaborar la “doctrina de los elementos esenciales o magnéticos” (capitulo 4 pagina 401), si allí, en el punto 1.1.3, cuando en legitima aspiración intelectual, trato de emular a Mendeleiev, (pero desde las ciencias sociales) iniciando la “tabla periódica y porcentuales de los factores subjetivos” Por lo tanto, en esta “sinergia”, confluyen distintos argumentos, veamos;

Argumentos científicos o académicos, sobre las incumbencias de planificación.

Argumento 1. Origen.

La creación de “nuevas ciudades”, nunca obedeció “exclusivamente” a un diseño arquitectónico, mas aun, el diseño de la ciudad, siempre estuvo y estará subordinado a un “fin”. Lo cual guste o no, tiene que ver con las ciencias políticas y económicas. Por lo tanto desde mi visión, es “la política” y no la “arquitectura”, la que diseña “nuevas ciudades”. Nadie negó, ni negara, que son los “ingenieros, arquitectos o urbanistas”, los que tendrán a cargo la construcción de edificios, rutas, puentes, etcétera, pero “la ciudad” tomada como objeto de estudio, obedece a cuestiones “económicas, sociales y culturales”, en primer lugar, es decir “factores políticos”, a tal punto que la palabra “política” deriva de “polis”(ciudad).

Las nuevas ciudades, que propongo, no surgen con “un fin” arquitectónico, sino con “un fin” de claro carácter humanista, de desarrollo económico, de autosustentabilidad, de gran avance cultural y de extraordinarias y ventajosas relaciones sociales. Sucede lo mismo, en el mundo de las empresas, la organización de una empresa, siempre esta subordinada a un fin, esta situación la escribí con detalles a todos los empresarios sean o no cooperativistas, allí en el capitulo Nº 13 del libro, específicamente el punto 1.2, que refiere a la “subordinación de las estructuras a los fines o valores”. Considero que esta situación, tiene acuerdo unánime, entre todos los profesionales universitarios del mundo, ello es así, no solo por cuestiones de “Filosofía General”, sino por razones o cuestiones de naturaleza conceptual o dialéctica.

Argumento 2. Factor cuantitativo.

En lo relativo a la carrera profesional universitaria de “Urbanistas”, considero que cabe darles la “Bienvenida”, dado que es de reciente creación y solicitarles muy especialmente que se adhieran al “remedio Avicena” y también a las C.T.U. (Cooperativas de Trabajo Universitarias), cabe señalar, que el destino manifiesto de estas “nuevas carreras de profesionales”, esta en un 90% de éxito o probabilidad de desarrollo, ligada al “remedio Avicena”, caso contrario, terminara siendo, nada mas que una simple materia mas, sin mayor importancia, dentro de la carrera de Ingenieros Civiles o la de Arquitectos.

Así de sencillo y fácil de entender, si es que se comprende la dinámica y circunstancias históricas de los macrosistemas económicos, porque al comprender los mismos, se comprenderá, que el principal o único sistema, que puede estar interesado en desarrollar nuevas ciudades, es el del “modo o sistema de producción”, ligado a las cooperativas de trabajo. Ello es así, dado que a los sistemas seudocapitalistas solo les interesa desarrollar “countries” o “barrios cerrados”, para la clase media global y por una cuestión de lucro o relación costo-beneficio.

Desde el aspecto cuantitativo, cabe señalar que esta carrera de “Urbanistas”, solo se dicta en unas 35 universidades del planeta, sobre un total aproximado de 16.000 universidades. El país que mayor cantidad de universidades, habilito la misma, es EEUU, con unas 12 facultades. En Sudamérica tan solo cuatro países, habilitaron facultades, por orden de antigüedad primero fue en Venezuela con una, (1975) luego Perú con dos (1986) , Argentina y Brasil, una cada uno (1996 y 1998 respectivamente). Las restantes 18 facultades se distribuyen principalmente entre Canadá, Italia, México y otros.

Es fundamental que los “Urbanistas”, adhieran ideológicamente, al “remedio Avicena”, caso contrario van a desaparecer, tal cual lo pronostico, en párrafos anteriores. Ya en el caso de Venezuela, se esta poniendo en duda, la continuidad de esta carrera. Para que se entienda, en Argentina la carrera de Procurador, (jerarquía menor a la de abogados) esta desapareciendo aceleradamente, y ello tiene explicación en la crisis socioeconómica, no en una cuestión de currícula académica o científica.

Argumento 3. Política.

Tal cual lo adelante en el primer argumento, los que determinan, el nacimiento o no, de una nueva ciudad, (voluntad de hacer) no están ligado a profesionales universitarios, sino a un cuestión de Sinergia, donde los que encabezan, la voluntad y la dirección general, no son ni arquitectos, ni ingenieros, ni urbanistas, ni abogados, ni médicos, sino lisa y llanamente Políticos. Así es, son los profesionales de la política o aquellos dirigentes articulados a la estructura del Poder, los que indican la oportunidad y viabilidad pertinente.

Esta consideración es similar, a la que desarrollo, cuando explico las doctrinas de la guerra, si allí, en el capitulo Nº 25, cuando considero las teorías de Clausewitch, cabe recordar el nivel jerárquico de a) Objetivo b) Estrategias y c) Tácticas.

Los objetivos de la guerra, no lo fija ningún soldado ni general, estos los que pueden planificar son cuestiones tácticas o estratégicas. En caso contrario, a lo sumo lo que pueden hacer es generar algún conflicto diplomático, por algún ataque de locura o pasión desenfrenada. El objetivo general de una guerra, a la cual se subordina todo el resto de las actividades, lo fija el factor político, que guste o no, tiene que ser en representación genuina y legitima, del pueblo, caso contrario siempre fracasara.

Aquí sucede algo similar, (estamos en guerra contra la pobreza) es decir no se puede construir una “nueva ciudad”, sin tener en cuenta, como prioridad numero uno, las necesidades y aspiraciones del pueblo. Satisfacer las mismas, es “el objetivo”, dicho en otras palabras, “construir Bienestar General”.

Argumento 4. Las contradicciones sistémicas.

(Continuara, el desarrollo de este trabajo en la segunda quincena de febrero)

Si el contenido de este escrito, te parece interesante, entonces divúlgalo o considera este sitio Web ( www.librolahumanidad.com.ar) como uno de tus sitios favoritos. Toda crítica, duda, observación, pregunta o comentario, será bienvenido, puedes remitirlo en nuestro contacto, con el Nombre de COMENTARIO A LA NOTA de la quincena.

(Carlos Ali – Santa fe – Febrero del 2011).