LAS MATERIAS “SUBYACENTES”

Las materias “subyacentes”

Todos los análisis o reflexiones, que se harán en estas paginas, se efectuaran teniendo como paradigmas, las distintas figuras , modelos o materias, que se enseñan en las facultades de ciencias jurídicas y sociales del planeta (abogados), pero articulados esencialmente a las distintas doctrinas del cooperativismo, aunadas a los hechos que se desarrollan en la existencia social o cotidianeidad. Los temas que se hayan desarrollado en el libro, se indicara, en que capitulo o punto del mismo se encuentra, a los efectos de su articulación o profundización.

Así tenemos que las materias culturales, que se dictan en cualquier universidad del planeta, como son Epistemología (Ciencias), Filosofía, Teología o Teodicea, Historia, Arte, Ciencia Política, Economía Política, Finanzas, Sociología, Derecho y Jurisprudencia, entre otras y sirviendo todas ellas de marco referencial, al análisis de sucesos históricos ya sean nacionales o internacionales, serán utilizadas, a los efectos de generar estos escritos, que se escriben, en la forma y estilo ya indicado.

Si bien son materias de las “ciencias sociales”, cabe señalar que en muchas facultades o universidades, algunas de ellas, se enseñan también en las disciplinas de las “ciencias naturales” (y/o “duras”) a efectos de tener una visión amplia del “objeto”, llamado conocimiento.

No serán páginas, exclusivamente para universitarios (estudiantes o graduados) escritas por uno de ellos, que peina muchas canas. A la hora de “estudiar y escribir”, en mi opinión, “con distintos grados y especialidades, somos todos estudiantes, allí en la universidad de la vida”.

En esa dinámica, se escribe, para todos los ciudadanos del mundo, teniendo en cuenta los distintos niveles de instrucción, conforme la estructuración de los sistemas formales de enseñanza. Paginas que son escritas desde las trincheras mismas de la cultura del trabajo, ubicadas en un país, llamado Argentina.

Un país, que ha sufrido y sufre los embates de los fondos financieros especulativos y el modus operandi de la usura internacional. La rotunda prueba de ello, es un hecho que hace mas de treinta años, todavía nos agobia fuertemente, y que en Argentina, todos conocemos como “la deuda externa”.

La misma fue, es y será de carácter ilegal y fraudulento, no solo traba nuestro desarrollo como país, sino que se ha configurado como la ilegitima transferencia de miles de millones de dólares, durante décadas y que ha condenado a millones de argentinos de toda la estratificación social, a la exclusión, a la pobreza o al exilio. Los argentinos y suramericanos, podemos dar cátedras al respecto.

Es la principal deuda que tuvo y tiene nuestro país, y fue construida sobre la montaña de decenas de miles de asesinatos selectivos y la emigración forzada de cientos de miles de argentinos al exterior, todo ello en el marco o contexto de una de las dictaduras militares mas sangrientas que ha tenido el continente Suramericano.