LAS NUEVAS GENERACIONES

LAS NUEVAS GENERACIONES

Antes se decía, que las dificultades o adversidades socioeconómicas, afectaban a decenas o centenas de miles hoy se dice, escribe y se prueba, que son centenas o miles de millones, en el planeta, y por si fuera poco, los pronósticos, para cuando yo ya no pueda escribir, no son mejores, y si es que algo no se hace al respecto. Ya sean los efectos, de la explosión demográfica, la concentración económica, las hambrunas o el cambio climático.

La indiferencia, no tiene sentido, ante un escenario de catástrofe sistémica, mucho menos aun, para aquellos que puedan estar leyendo estas paginas, ¿Acaso no se dan cuenta, de que son privilegiados, entre los privilegiados del planeta y que deben aportar? Averigüen ¿El porque?. En el libro, esta escrito y probado ¿El porque?

Aquí, ya no se trata de Argentina o Suramérica, sino también de Europa o Norteamérica. En años anteriores, la catástrofe, solo se adjudicaba a negligencias, imprudencias e impericias de los argentinos, hoy el rostro de la hipocresía, queda expuesto en toda su magnitud, hoy vemos claramente que es sistémica e internacional.

Hoy vemos, el rostro y disfraces en toda su amplitud, de la usura internacional, de la manipulación mediática, del engaño y traición, de falsas promesas, de doble y triple o cuádruple moral, de invasiones asimétricas, mal disimuladas y peor concebidas. Solo la cultura del trabajo y de las ciencias, cimentadas en dignos principios y valores, podrá ser Esperanza de futuro.

Allí están las irrefutables pruebas en España, Grecia, Islandia, en Inglaterra, en EEUU, en Francia, en Alemania y otros tantos países más, que están sufriendo, tan solo “levemente”, lo que en Suramérica hemos soportado con muchísimo dolor y sacrificio, durante décadas. No me alegra, lo que les sucede, pero tampoco voy a dejar de observarlo. Estoy en mi derecho, es mi pluma y mi palabra, es mi destino, es función y es pueblo.

Por ello en estos escritos, uso un seudónimo, para recordar a un joven, que da aliento y fuerza, en épocas de cabellos blancos.

Quizás mañana, haya otros recuerdos y seudónimos. Sin duda alguna que los habra. Pero hoy, ante la catástrofe internacional, que durara varias décadas y quizás todo el siglo, entonces que vibre el teclado, que busque información la red, que se acumule información en el disco, que viaje en el e-mail. Que haga presencia, el análisis y la sugerencia, porque no hay edad, cuando se trata de aportar a la ciencia, a la construcción, a la solidaridad, al desarrollo y a las convicciones.

Allí en la vida y en la historia, allí en el escenario de catástrofe sistémica internacional e incertidumbre futura, allí en las fronteras de las nuevas ideas y pensamientos, somos todos estudiantes, que cada cual aporte, lo que sabe hacer. Es obligación humana, deber moral, y destino.

Toda “nueva generación”, por naturaleza conceptual, está obligada a ser “vieja generación” no es una frase hecha tan solo, es un elemento lógico de la ley de ciclos vitales.

Ahora bien, a lo largo del ciclo vital, se puede ser útil o inutil, dependiendo del que o para que. Cuando se llega a la altura de la pirámide de población, como en todas las cosas de la vida, tambien se puede elegir entre ser una “persona útil” a la sociedad y a las nuevas generaciones o estar sentado en la reflexión permanente de nostalgias subjetivas, muchas veces improductivas. Yo he decidido a través de la lectura y el estudio, viajar a los distintos “tiempos y espacios”, allí se pueden observar las conductas circunstanciales, las que se miden en décadas o siglos y las que alcanzan magnitudes de eternidad.

Elegi escribir sobre aquellas que trascienden los ciclos vitales, es decir trasciende a las nuevas o viejas generaciones, de esa manera pienso aportar a través de estos escritos. De esa manera pienso ser útil  a los que se refugian en las nostalgias, pero principalmente  a los que vienen tanto de esta actual  base social, como de las futuras bases sociales que seguramente tambien lo haran clamando por deseos de materializar opciones y esperanzas dignas..