AN JO DEPORTE

Los ADU-MA o AN-JO ( parte II )

CONTINUA de QUINCENA ANTERIOR =  II PARTE

 LOS ADU-MA o AN-JO

AN JO DEPORTE

 

  1. Ciclos vitales. Su importancia. El aporte

En realidad  todos los ciclos vitales y sus etapas son importantes. En esa visión, es muy importante y digno de prestar la mayor atención, todo lo que ocurre alrededor de la infancia, en cualquier país del mundo.

Es importante también el análisis de todo lo que ocurre con la adolescencia y la juventud, lo mismo sucede con las problemáticas de los adultos y obviamente de la temática que hoy no ocupa,    o sea “la problemática que gira alrededor de los “adultos mayores” (ancianos), pero considero, que EL ENFOQUE, lo debemos hacer con sentido de participación, de militancia, de advertencia hacia los que vienen atrás, y no con sentido de “reproches” o “educación mal entendida” o “exigencia de reconocimiento”, que probablemente PARA MUCHOS de los “adu-ma” no correspondan o sean exagerados, porque no se puede nunca basar, la necesidad del reconocimiento, en un solo elemento, que es la “edad biológica”, es inadmisible dicha postura.

Todos los “adu-ma” o “an-jos” , sean del presente o del futuro, deben ganarse “el  reconocimiento”, no por la edad, sino por los “aportes” y fundamentalmente “los aportes” para los iguales,  como para los que nos siguen en la cadena de la vida.

Esos “aportes”, no pasan necesariamente por una cuestión material, que en este caso seria, la cuestión de la herencia o sucesiones, sino también y de manera fundamental, tanto o más importante que “dejar una sucesión satisfactoria”, es “dejar un ejemplo satisfactorio” y en distintos ámbitos. Puede ser tan solo, “un ejemplo de vida”, “un ejemplo en la lucha o militancia”, como siempre decimos los cooperativistas por un mundo mejor,  un “ejemplo de estudio”, un “ejemplo de dignidad”, un “ejemplo de trabajo”, un “ejemplo en principios y valores”, un “ejemplo ideológico o religioso”, etc.

 Entiendo desde mi pensamiento, que no podemos dejar como herencia, a los que vienen atrás, un ejemplo de que a esta edad, solo nos preocupa el resultado de un partido de futbol, de que solo nos preocupa, lo que dice tal o cual artista en la TV, o si fulano o mengano, se compro tal o cual automóvil, o de estar haciendo distintas catarsis con el veneno sicológico, que diariamente nos inyectan por los medios de comunicación, determinados periodistas, que no responden a ningún criterio, salvo el desvergonzado criterio del oportunismo y la vanidad, tampoco podríamos dejar como ejemplo, de que no vale la pena ser solidario, porque la solidaridad quizás no nos reporte ganancias, pero sin embargo, nos reporta una especial satisfacción, que sirve para estructura no solo las generaciones venideras, sino la propia personalidad, es decir no podemos dejar hacia atrás,  cualquier  cuestión de la vida  mundanal,  porque  seguramente ellos, van a saber enfrentarlas, con las nuevas herramientas, que la civilización va generando en su dinámica.  

Lo que pueden hacer los an-jos y/o “adu-ma” es dejar la herencia de aquellas cosas o ejemplos, que sobreviven al espacio-tiempo, que sobreviven a la nostalgia y ese paradigma tiene que ver con ser ejemplo de humanidad, tolerancia, respeto y amor hacia los distintos ciclos vitales, esos paradigmas nunca envejecen, ni dejan de cotizar en la bolsa de los valores positivos.

Nuestros años, deben ser los escalones de una escalera, que los lleve a las mejores alturas, o ser un poderoso barco que atraviese los océanos y no ser  los reproches de las canas, que solo pueden conducirlos a lagunas de nostalgias que a ellos no le pertenecen.

 

  1. LA EDAD sus límites y sus movimientos. Las nuevas sociedades desde lo social y cultural

Obvio que a esta edad, donde escribo, desde la trinchera del hacer y la militancia por sobre las líneas de los tiempos, me llegan recuerdos como a otros tantos de cientos de miles de personas.

Y en ese sentido, recuerdo cuando yo era niño (promedio 8 o 9  años) los juegos y aprendizajes, de mi niñez, eran muy limitados, algunos que otros juego manuales con juguetes de madera, o bolitas de cristal o de destreza física, como las carreras o el futbol o algún deporte similar.

Practicar natación o carreras de “carting” (autos infantiles, pero con motores a gasolina) equivalía a “estar en el mundo de los adultos”. Ni que decir, que “el pantalón corto” para los varones, había que usarlo hasta determinada edad, y que era hasta provocador o no bien visto, que un niño usara “pantalones largos”, anticipándose o provocando incluso a los “adolescentes”.

Las salidas con amigos, eran como máximo hasta dos cuadras del domicilio y cualquier distancia mayor requería del permiso de los padres. Sin ningún lugar a dudas, la maestra o el maestro de escuela primaria, era considerado en forma unánime por la sociedad, como “nuestra segunda madre o padre”.

En las escuelas primarias, a esa edad, ya se podía escribir con “tinta” luego de pasar los distintos grados iniciales donde era obligatorio escribir con lápiz, para ahorrarle al maestro el trabajo de las correcciones. El mayor juego intelectual, de aquellas épocas, eran los concursos de preguntas y respuestas y el mayor esparcimiento intelectual era leer libros o revistas de aventuras para los niños y el diario para los adultos.

Hoy los niños de esa edades, algunos (los más pobres o excluidos de la sociedad tecnológica y del consumo) siguen jugando esos juegos o leyendo algunas que otras revistas que todavía se puedan imprimir. Pero grandes capas poblaciones del segmento infantil, hoy tienen otras necesidades, otras aspiraciones. Esa misma franja de edad, (y siempre considerando los del sector medio hacia arriba)  hoy utiliza teléfonos celulares (o sea tecnología espacial) para comunicarse con sus amigos, muchos de los cuales son simples vecinos o cercanos a ellos. Miran televisión con cientos de canales a su disposición, incluso no tienen la menor idea de la gran aventura que significa ir al cine, porque ellos mismos “bajan” la película de moda, desde internet. Solo están obsesionados con la adquisición y el derroche, que inculca la sociedad de consumo. El resto no existe o no importa.

Similares cambios, ocurren en la adolescencia y en la juventud. Cambios en la manera de abordar las relaciones con el sexo opuesto, cambios en cuanto a instituciones básicas como la familia, la escuela, etcétera. Se puede afirmar sin la menor de las dudas, que las distintas innovaciones o revoluciones tecnológicas atraviesan los distintos “segmentos de edades” de nuestra población, generando cambios algunos positivos y otros de naturaleza negativa.

Ahora bien, también es legitimo y necesario, que analicemos, ¿Que es lo que sucede, en estos momentos de revoluciones tecnológicas, con las personas mayores y que cambios positivos o negativos, se perciben en esos segmentos?

La sociedad de igual manera que ve a los niños como “la parte inexperta o a educar” de la población, también ve a las “personas mayores” (ancianos), como la parte que tiene “la memoria”, la experiencia, el conocimiento, el saber de las distintas vicisitudes de la vida.

Pues bien, este paradigma, también ha sufrido bastante fisuras, y ello es así, porque la sociedad en su conjunto, ha sufrido no una o dos, sino múltiples grietas, que obligan a modificar determinados criterios. 

Hoy un joven, que tenga los estudios primarios o secundarios, pero que no sepa utilizar una computadora o navegar por internet, se señala que es un analfabeto. Sin duda alguna que ello constituye una gran verdad, pero también constituye un falso paradigma, porque de nada sirve ser una persona avanzada en conocimientos tecnológicos, si no se tienen los estudios primarios, secundarios o universitarios, sistematizados y con energía creadora o innovadora.

No olvidemos que la computadora NO GENERA innovaciones ni creaciones, siguen siendo los seres humanos (hombres y mujeres) los que están a cargo de esa tarea, porque son ellos “los que viven” en la sociedad. No lo invento yo, sino que ya lo decía Aristóteles, antes que naciera Jesucristo,  en cuanto a que “el hombre es un ser social”, la computadora es simplemente una herramienta, que obedece sus órdenes (software) .

  1. Biología y sociedad.

No solo se trata de computadoras y tecnológicas informáticas, sino que también desde el mundo de la biología se han producido cambios. En la época de mi niñez, “un anciano o persona mayor”, era alguien que estaba situado en los 50 años de edad promedio, ya sea en los 47 o 55.

Ese pensamiento era absolutamente lógico, dado que conforme estudios realizados por la ONU, y en la década del 50 del pasado siglo, EL PROMEDIO de la EV (Esperanza de Vida) era de unos 50 años para hombres y mujeres. Hoy año 2016, la Esperanza de vida “promedio mundial”, se ubica en los 70 años.

Se considera a su vez, que en mas o en menos dentro de 30 años o sea para el 2050, esa esperanza de vida (EV), estará ubicada en los 80 años promedio. Por lo tanto, el niño (bien alimentado y cuidado) que hoy (año 2016) tiene 8 o 9 años, está creciendo y “guardando en su  base de datos o memoria”, que las personas “ancianas” son las que promedian los 70 años, pero los niños del 2050, crecerán o “guardaran en su base de datos o memoria” que “los ancianos” son los de 80 o quizás más edad

  1. Realidad social y tercera edad.

Sin duda alguna que estos parámetros se ven afectados por la realidad social de cada país, lo que he escrito hasta ahora, son cuestiones vinculadas a distintos estudios realizados por organismos especializados de la ONU, en esta temática. Pero si vemos en cada sociedad en particular, observaremos que existen países en África o también en Sudamérica, donde existen sociedades, donde la Esperanza de Vida, es hasta los 30 a 40 años máximo, y por otro lado, existen zonas o ciudades como son los hunza, ubicados en la frontera de Pakistán y Afganistán, que llegan a vivir un promedio de 120 años, estos practican hábitos alimenticios saludables, en un clima de montaña combinado con valles, viven de la agricultura básicamente, y practican un modo de vida y doctrina en alianza con la naturaleza.

En dichos extremos son sociedades a ser estudiadas, no solo en lo que respecta a cuestiones alimenticias, sino a cuestiones sociales , filosóficas, y en lo que hace a su modo de producción y distribución de riqueza, como así también los principios y valores, en los cuales se edifica “esa sociedad”,  dado que la salud no solo es “salud física”, sino también lo es, en “salud mental” y “salud social”, unas y otras se interrelacionan

  1. Libro La humanidad.

En el libro “la humanidad…”  y tratando de adelantarme a algunos estudios, he considerado que la E.V. puede llegar a conseguirse, en edades superiores a los 400 o 500 años, todo ello en virtud de una serie de condiciones objetivas y subjetivas, que deberían materializarse en la realidad social, las principales de ellas son;

  1. a) Considerar un sistema de producción y distribución de riquezas basados en el cooperativismo de trabajo de medianas y grandes empresas
  2. b) considerar como eje de las necesidades y aspiraciones, al índice 53NABS como piso mínimo para toda la sociedad y el índice 4G, como aspiración máxima a nivel individual.

Obviamente que recomiendo la adquisición y lectura del libro, señalando que dos  de sus capítulos ejes o principales, para lo que es esta VISION de prolongar las expectativas de vida, se encuentran disponibles en forma gratuita en la ventana de comercialización del sitio web  www.librolahumanidad.com.ar de donde podrás bajarlos, ellos son el capitulo N°8 sobre las necesidades y aspiraciones humanas y el capitulo N°23, que trata sobre el “éxodo urbano” o “colonización agraria” o “creación de miles de nuevos pueblos y miniciudades”

 

CONTINUA EN SIGUIENTE QUINCENA  La parte  III