NOVIEMBRE 2011 – 1° entrega – Gadhafi II

GADHAFI II

La Paz y el Bienestar sean con ustedes queridos lectores y lectoras, con sus familias y vuestra comunidad. Si así no es, entonces solo cabe la lucha y el trabajo, para lograr esos objetivos. Ello es así, dado que constituye un deber moral, cívico y espiritual. (N.C.Y.)

Índice:

  • Película; la gran hipocresía. El publico que juzga
  • El falso final
  • El publico que ve la película
  • Romper la cancha
  • El final de la película

PELICULA; “LA GRAN HIPOCRESIA”. EL PUBLICO QUE JUZGA

Era previsible y esperable. Yo era uno de los que estaba esperando la noticia de su muerte, no porque la deseara, para nada. La esperaba, porque ya se sabia, el resultado de semejante asimetría. Y quienes mejor lo pueden entender, son justamente los internautas, si tu, que estas leyendo estas palabras.

Todos en el mundo, estábamos esperando el gran desenlace. Todos, como si fuéramos espectadores de una gran película mundial de suspenso, con claros y dramáticos mensajes enviados principalmente a los doscientos presidentes del mundo. Obviamente matizadas las escenas, para que el mensaje de autoritarismo sea más creíble, con algunos payasos y títeres, al nivel de rangos presidenciales y ministros, que cada tanto, entraban en el escenario a contarnos algún chiste estúpido, que no era sino el reflejo fenomenológico, de sus mediocres existencias.

Todos estábamos siguiendo, la gran película, desde Rusia a China, desde allí a México, o España o Canadá, desde allí a Venezuela y llegando hasta Argentina o cualquier otro lugar del mundo, todos estábamos esperando el final de la película.

Película, o reality show, al que podríamos llamar, LA GRAN HIPOCRESIA

Que adhesión o confianza, explicado desde la CIENCIA SOCIAL, desde la lógica o racionalidad, puede generar la hipocresía. La respuesta es NINGUNA, no lo dice y escribe, este abogado escritor, lo dice y escribe el laboratorio de la historia humana.

Para colmo, no es la primer película, el atentado a las torres gemelas, fue la primera de esta ultima serie, luego siguió Afganistán, después Irak y sigue la cuenta.

Lo menos que uno puede esperar, más aun con toda la parafernalia tecnológica, es que mejoren un poco en cuanto a credibilidad, pero no es así. Cada vez más, el efecto credibilidad, es más mediocre y sigue cayendo en picada, como lo voy a demostrar, en este escrito.

Se ve a lo lejos, que a los muchachos del primer mundo, a esos soldaditos de escritorios, les falta creatividad e innovación, para justificar la hipocresía. Muy especialmente a aquellos, que nos quieren vender los argumentos sociales o culturales, que tratarían de justificar lo injustificable, no se dan cuenta, que envilecen a las tecnologías y elevan a Gloria, las resistencias de las distintas esperanzas.

Debo explicarte, querido lector o lectora internauta, que como toda gran película mundial o reality show, esta película tiene su público, aquí no se trata del mismo público que va a las canchas de futbol, o a las carreras de autos o a los casinos, o los consumidores de drogas y otras yerbas, ni mucho menos a los adictos de la vida Lahigt,

El publico que siguió esta película, son en primer lugar, los presidentes de las distintas naciones, que suman unos doscientos y que se sientan en primera fila. El mensaje subliminal, para ellos es simple; “Miren lo que les puede pasar, en caso de desobediencia”.

Luego siguen, en la fila de atrás, los ministros, los diputados y senadores que se cuentan por decenas de miles. Luego los afiliados o militantes de los partidos políticos, que se cuentan por centenas de millones. Siguen también, los militantes de ONG, y dirigentes sociales, que conforman otros tantos de cientos de millones. También están dentro del gran público, los cooperativistas del mundo, que están acostumbrados a luchar por ideales democráticos o adhieren a los siete principios y que superan los mil millones en el mundo. Esta es la parte del gran público, que analizara durante unos veinte o treinta años, el contenido de la película.

En ese gran publico mundial, esta otro sector, que lo analizara durante todo el siglo XXI, y quizás mas. Si allí están también, los cristianos y musulmanes militantes y creyentes, que vieron como en la película, se utilizaron los nombres divinos en vano y en tono de burla y estafa. Allí están también las más de 15.000 universidades planetarias, las decenas de millones de graduados universitarios y cientos de millones de estudiantes de igual nivel.

Y obviamente que están, todos los adherentes a la cultura del trabajo, que son miles de millones, porque hay que decirlo, Libia tenia MUCHOS AHORROS, que no fueron productos del saqueo a otros países, sino producto del trabajo y riqueza del pueblo libio y que hoy “los invasores y sus títeres”, se quedaron no solo con los ahorros, sino también con las inversiones. Dicho de otra manera, robo a mano armada, a cara descubierta y encima con discursos de jactancias.

Es decir, hay muchos testigos, hay mucho público, para juzgar la gran payasada mundial.

EL FALSO FINAL

Es una película, que ha tenido MILES DE MILLONES de telespectadores, algunos con mayor o menor grado de conciencia. De eso no puede haber dudas, pero que el “FALSO FINAL”, hasta término convenciendo y generando adhesión, hacia el “protagonista principal”, no cabe la menor de las dudas. El “FALSO FINAL”, NO EN CUANTO A LA MUERTE EN SI, SINO A LA FORMA DE LA MUERTE.

Ese falso final, demostró y demuestra, que toda la película, ha sido una exhibición de hipocresías y falsedades, donde obligo a miles de periodistas, han caer en el pantano de la falsedad y posterior indiferencia.

Es obvio, que al guionista de la OTAN, hay que despedirlo, y sin ningún tipo de indemnización, es decir “con justa causa”. Ello es así, porque es evidente que no solo no sabe escribir, sino que no lee nada de historias y carece de los mínimos estudios, para crear un guion respetable, para un segmento de espectadores mundiales, que no tenemos nada que ver, con los barras bravas, que llenan las canchas de futbol o que gustan de vivir “la vida loca”, al estilo de Ricky Martin.

Es probable, que tu querido internauta, estés más acostumbrado al futbol y no puedas distinguir, cuando un guion de película, no es creíble. Pero puedo asegurarte que si tu juntas, las capacidades que tienes en la computadora, mas algunas cuestiones culturales, que vas a leer, en estos escritos, entonces te darás cuenta, de los argumentos centrales de la película.

Obviamente, tienes que tener aguante y leer hasta el final, esta nota.

Inspírate en Gadhafi , que ya con bastante edad, (anciano-70 años) tuvo el aguante, para resistir y combatir como si fuera un joven de veinte años y no lo hizo escondido atrás de un escritorio o pantalla gigante, sino “in situ”, allí en el frente de batalla. Además Gadhafi, ha sido un muy buen lector, yo lo se porque he leído su libro. Pues bien, emúlalo, no seas títere, ni mucho menos payaso. Aquí no se trata de hacer uno o dos click.

Por lo tanto imagínate, que esta película, era algo así, como un gran mundial de futbol, donde todos, ABSOLUTAMENTE TODOS LOS HINCHAS o amantes del deporte, sabíamos quien iba a ser el equipo, que iba a ganar.

EL PÚBLICO QUE VE LA PELICULA

Te preguntaras, ¿Cómo que sabíamos quien iba a ser el ganador, donde estaba la gracia, entonces?, bueno la respuesta es, algo compleja, pero en principio son años de lectura pero también de ciertos sentimientos esenciales, que tienen los pueblos, pero fundamentalmente es, porque que son dos públicos distintos.

El publico de esta película, pone mucha atención a los estilos, a los medios, a cual es la forma, es largo de explicar, pero esta en la carta de la ONU, por la cual mucha gente, entrego sueños y vidas.

Es decir, nos quisieron vender una película, con un guionista, que escribió, para los amantes del futbol, o para los amantes del cine bizarro, o sea para otro publico. En segundo lugar, si sigues leyendo y te “bancas la lectura”, (lo cual no es fácil) te vas a dar cuenta, donde estuvieron “algunos de los trucos”, que no la hacen creíble y es allí, como se demuestra, que el “partido estaba arreglado”.

ROMPER LA CANCHA.

Te preguntaras, que si los hinchas del futbol, hubieran sabido que estaba todo arreglado, hubieran roto la cancha. Si es cierto, lo que sucede, insisto, es que son dos públicos distintos, ambos numerosos, por cierto. Aquí no se rompe, ninguna cancha, aquí es mas grande la cuestión.

El publico, que vio la película de GADHAFI, no saldrán a romper las canchas, sino lisa y llanamente, enterraran en el infierno de la no existencia, a países enteros.

Es decir, toda la cultura, la trayectoria y el bienestar de varios países, haciendo que el esfuerzo honesto de mucha gente, de esos países, durante generaciones, se vaya a la basura, POR CULPA DE UNOS GERENTES DE BANCOS, que no tienen la menor idea, de lo que significan los sueños, las necesidades y la cultura de los pueblos.

El publico que vio la película de GADHAFI hace apuestas, muchos mas grandes, que las de un partido de futbol, aquí se apuestan países enteros, trayectorias de décadas o siglos, me refiero a la cultura de una nación, su credibilidad o no, aquí no se andan lastimando con botellas cortadas o peleas con la policía, tirándose ladrillos. Aquí se tiran con fosforo, con misiles desde cientos de kilómetros, con bombas nucleares, si fuera necesario, se disparan fusiles con miras telescópicas de alta precisión desde mucha distancia. Se mata indiscriminadamente y en cantidad, a niños, adultos, ancianos, mujeres y varios etc. Las apuestas y las peleas, que muchas veces no se ven, son mucho mas grande todavía, aquí se discute el porvenir de una o varias generaciones, la esclavitud no de una o dos personas, sino de países enteros y se regatean cuantos millones de humanos, deberían morir y cuantos vivir.

¿Te vas dando cuenta, porque son dos públicos distintos?

Aquí se discute si a un presidente, llamado fulano o mengano, conviene matarlo de una forma o de la otra, y antes de matarlo, se hacen todos los cálculos, de beneficios, de cuestiones legales, etc. Aquí también existen errores y equivocaciones, como en cualquier otro ámbito o trabajo. Por lo tanto, aquí un error cuesta mucho mas, por eso tienen que despedirlo al guionista de la OTAN, al que escribió y planifico toda la payasada.

Es evidente que es otro publico, es por eso, que se presta mucha atención, a las formas, a los objetivos, en fin no es lo mismo que la cancha de futbol, ni siquiera un recital de música. ¿Te das cuenta?

EL FINAL DE LA PELICULA.

Te preguntaras, ¿Qué sentido tiene ver una película, donde ya se sabia el final?. Insisto son dos públicos distintos, esta fue una película muy especial, donde el desafío estaba, en saber si la hipocresía podía ser detectada o no y durante cuanto tiempo.

Es decir, aquí lo que queríamos saber, es ¿Cuanto tiempo iba a durar la gran payasada, el gran despliegue de mentiras e hipocresía?. O sea, que ya no se trataba de estar alentando algún equipo, como en el futbol, porque ya se sabia el resultado. Hasta Gadhafi mismo lo sabia, el mismo anticipo su condición de Mártir.

Aquí, el verdadero show, estaba en ver por un lado a los payasos (especialmente a los banqueros usureros, que dan las ordenes a la OTAN) y por el otro lado, como miles de victimas inocentes era masacradas, todo lo cual, servía y sirve, para saber o conocer ¿La ética o moral de los lideres mundiales?, ¿Te das cuenta verdad?

Obvio es, que los espectadores, luego pasan a ser protagonistas, de distintas dinámicas, ¿Cómo funciona eso de ser espectadores, para luego protagonistas?. Es simple, esta en la naturaleza del ser humano y la OTAN, no puede combatirlo.

Ello, es así, porque la payasada, a su vez, luego sirve para ser conversada, o debatida, en las universidades, en los partidos políticos, en las ONG, en el sector de la economía, la cultura, etcétera. Es decir en distintos ámbitos, que se articulan a dicha película y al público espectador de la misma.

De esas millones de conversaciones o diálogos, que existen en el mundo, luego se generan “corrientes de credibilidad o simpatías”, que luego tienen muchísima importancia, al momento de hacer grandes negocios, que son de mucho mas cantidad de dinero, que los que se hacen en el futbol o en las películas.

Te doy un ejemplo, en función de esta película, hubo un Presidente, (Venezuela – Chavez) que decidió retirar todo el oro, que tenia depositado en uno de los países agresores. ¿Te das cuenta?. Aquí no se trata de salir de la cancha, para ir a romper los vidrios de un negocio. El gesto de retirar el Oro, que hizo Chavez, vale mucho más, que el oro mismo. ¿Te das cuenta? ¡Se trata de confianza!, porque la confianza es base del sistema monetario mundial.

Otros Presidentes a su vez, comenzaron a tomar recaudos preventivos y tratar de generar nuevas alianzas, para no quedar pegados a los “desprestigiados y abusadores”, si a los delincuentes, que pretenden ser soldados, a los ignorantes, traidores y corruptos. Esto es un ejemplo, luego la desconfianza ya no se puede seguir parando, porque tiene que ver con la credibilidad.

Lo importante en la película, es apreciar, el estilo, los argumentos, las articulaciones, de toda esa situación hipócrita. Lo cual, te lleva a ver la película, con ojos críticos y mente reflexiva.

Así tenemos que presidentes hasta simples ciudadanos seguían paso a paso, los acontecimientos, por televisión, sabiendo que la televisión miente. Ya te lo informe, no es el mismo publico de las canchas de futbol, pero los que hacen la película, en su estúpida soberbia e inutilidad, creen que somos todos iguales y nos tratan como si fuéramos espectadores de una cancha de futbol, es mas tratan de presentar a la masacre, como si fuera un partido entre iguales y la lucha entre dos barrabravas

Te preguntaras; ¿Por qué nos tratan, como a espectadores de un partido de futbol? o también, ¿Como lo sabemos?. Simple respuesta. Sucede que siempre hay algunos exquisitos, que están en la platea o sector VIP, son los que veían, la película en “vivo y en directo”, por pantallas gigantes y satélites militares. Mientras que nosotros nos teníamos que conformar con las estúpidas agencias de noticias o distribuidoras comerciales.

Es decir, nosotros somos la parte del público, que no tenemos satélites militares, ni pantallas gigantes, pero tenemos algo que tiene cualquier ser humano, perteneciente a ese gran publico, que ve la película, que se llama, “nivel cultural, lógica e imaginación”. ¿Vas entendiendo?

Si es LA MISMA LOGICA E IMAGINACION, que enterrara a los putrefactos criminales, del imperio del papel moneda fotocopiado, que creen que hacen buenas películas, pero que en realidad tienen pésimos guionistas. Porque al matar a GADHAFI, mataron la “ultima gota” de confianza hacia el sistema que a ellos los sustenta. Además se muestran, como absolutos traidores, dado que GADHAFI también había confiado en ellos. Entonces, ¿Dónde esta la confianza y la credibilidad?

Sin embargo, es simple de entender. Aquí no se trata de Obama, ni de Gadhafi, ni de ningún otro. Aquí se trata de un sistema usurero, que se ve obligado a mentir, a traicionar, a matar a sus potenciales socios y a quedarse sin amigos de confianza, por la propia dinámica que dicho sistema genera. Esto es un poco mas complicado explicarlo, por ello, sigamos analizando “la película”.

¿Crees tu, querido lector o lectora internauta, que los EEUU y sus socios, no sabían donde estaba GADHAFI ?. La respuesta es si. Siempre lo supieron, minuto a minuto, paso a paso, segundo a segundo.

Lo que pasa es que había que hacer un show, para las grandes masas. Pero el público, que sigue estos eventos, no se lo creyó, ni se lo cree.

Porque el público, que siguen estos eventos, sabían y saben muy bien, que la asimetría era profunda y que los EEUU, a través de sus satélites militares, te puede sacar la foto de un alfiler tirada en el piso del jardín de tu casa y puede monitorear tu vida, segundo tras segundo. Por lo tanto, saberlo y ser indiferente a ello, ya significa haber ganado una gran batalla.

Razona un poco, querido internauta, si entras a Google Earth, podrás ver el techo de tu casa e incluso el techo de tu auto, ¿Crees que esta tecnología, que esta en el circuito comercial, es superior a la tecnología militar, que sigue los acontecimientos “en vivo y en directo”? La respuesta es no.

Si consideras que es si, entonces tú, no entiendes nada de nada, por lo tanto te aconsejo, que dejes de leer y vete a jugar al futbol o en todo caso, mira por televisión algún reality show

Debes tomar conciencia, de que si hubieran querido, habrían podido matar a GADHAFI, desde el primer día, si no lo hicieron, es porque existía y existe, una lucha entre EEUU y Europa, y a su vez, tenían que “vender la película”.

Si aunque tu no lo creas, esos supuestos socios, se están tratando de matar. No solo no confían entre ellos, sino que ambos están superendeudados. Lo que se está viendo en realidad, es algo parecido a lo que fue, la discusión luego de la segunda guerra mundial, donde “los vencedores”, tomaban el planisferio y delimitaban las zonas de influencias a nivel mundial.

Te das cuenta, que el público que sigue esta película, no es el mismo, que el de una cancha de futbol. Por eso tienen que despedirlo, al guionista de la OTAN, porque nos quiso mostrar la muerte de GADHAFI, como si fuera la simple pelea entre barras bravas, fanáticos de algún club de futbol. Si allí, muriendo en manos de una supuesta turba, enloquecida, que “supuestamente” ajusticiaba a quien hace unos meses era su líder.

Si allí, como si EEUU, FRANCIA, GRAN BRETAÑA, ITALIA, la OTAN y sus aliados, no hubieran tenido nada que ver con su muerte. O no lo hubieran ejecutado, en presencia de los altos mandos de la OTAN.

Todos sabemos, que GADHAFI, no murió en manos de la turba, es decir no fue así. Solo un idiota, podría asignar credibilidad a una película mal hecha. Por lo tanto como la humanidad no es idiota, entonces, gana GADHAFI. Les guste o no.
Si el contenido de este escrito, te parece interesante, entonces divúlgalo o considera este sitio Web ( www.librolahumanidad.com.ar) como uno de tus sitios favoritos. Toda crítica, duda, observación, pregunta o comentario, será bienvenido, puedes enviarlo a nuestro contacto, con el Nombre de COMENTARIO A LA NOTA de la quincena del mes de: …

Próxima quincena. GADHAFI III. EL AJEDREZ INTERNACIONAL. LA OPCION COOPERATIVA

(Carlos Ali – Santa fe – NOVIEMBRE del 2011).